viernes, 6 de junio de 2014

Mi participación en el "Desván del Arte" propuesta de Lola

Este mes  Lola Azul del grupo de facebook "El Desván del Arte", creado por Mila,  en su propuesta de este mes nos invita a realizar algún proyecto para presentar algún ilustrador que nos guste. Yo tengo varios ilustradores que me han gustado desde siempre y otros que he ido conociendo más recientemente. Me he decidido por Cicely Mary Barker, creadora de las famosas "Hadas Flores" y Marcel Marlier, ilustrador de los libros de "Martina".
Mientras contemplaba una vez más sus ilustraciones, se me ha ocurrido escribir un pequeño cuento como homenaje.

El paseo de Verónica
Un día de primavera, Verónica había salido de campo con sus padres y su perro "Manchas". Después de la comida, los padres se echaron una pequeña siesta. Verónica, aburrida decidió dar una paseo siguiendo a unas mariposas. "Manchas" echó a correr junto a ella detrás de aquellos  insectos con aspecto de pétalos de flores mecidos por el viento.
Sin darse cuenta Verónica se alejaba cada vez más. El sendero que seguía le iba internando cada vez más y más  en el bosque. Más allá, discurría un arroyo de aguas cantarinas. Verónica sentía mucho calor y cada vez estaba más cansada. "Manchas" se había metido en el agua y chapoteaba refrescándose y bebiendo agua. Verónica ahuecó las manos y se puso a beber también. Apenas tragó  agua se sintió mareada. Parecía que todo le daba vueltas. Se quedó un momento quieta, esperando a que se le pasara. Entonces, vio que "Manchas" estaba jugando con una especie de insecto algo mayor que las mariposas. Verónica se acercó curiosa y al hacerlo se quedó paralizada por la sorpresa. El insecto no era tal, sino una especie de niño en miniatura con unas enormes alas de mariposa.
Mientras tanto, los padres se habían despertado y, alarmados al no verla ni a ella ni al perrito, echaron a andar en dirección al sendero llamándoles en voz alta.  "Manchas" escuchó sus voces y se puso a ladrar muy contento, cosa que molestó al diminuto ser que levantó el vuelo, desapareciendo en lo más profundo del bosque.
Los padres se reunieron por fin con Verónica y emprendieron la vuelta todos juntos. Verónica les contó acerca de su extraña visión. Ellos no dieron mayor importancia, suponiendo que todo había sido debido al calor. Pero Verónica, en su corazón, sabía que había conocido a un pequeño habitante del bosque de las hadas.
Estas son algunas de las ilustraciones de sus libros.








14 comentarios:

  1. Muy tierna historia y gracias por compartir tan bellas ilustraciones!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Analía por pasarte por aquí y dejarme tus comentarios. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es precioso.Qué alegría conocerte gracias a la fiesta de Stella!. Volveré a visitar tu bonito blog.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia Esperanza para acompañar esas preciosas ilustraciones.
    Vengo de la fiesta de blogs de Stella.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte por aquí. Besos.

      Eliminar
  5. que bonito este cuento y gracias por compartirlo con nosotras...
    besos desde california bibiana

    ResponderEliminar
  6. Hola Esperanza!! Fantástico el recorrido que hacemos entre tus ilustraciones y el creativo cuento que nos narras...me encantó leerlo y re-descubrir esa parte que todos llevamos dentro, del querer dejar volar la imaginación desde la óptica de un niño... sueños que de pequeños nos divertían tanto... Gracias por compartirlo!!! (Lib dorada).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patry, por tus comentarios. Me alegro de que te haya gustado tanto. Besos.

      Eliminar
  7. Me había perdido esto!! o no!!, precioso cuento, gracias por recordarnos a tan maravillosa ilustradora y muchas gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Mila. Un placer participar. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que cuento más bonito y que lujo de ilustraciones! Besos

    ResponderEliminar